28/11/12

De basura a tesoro: Paso a paso para una caja de juguetes reciclada

Wednesday, October 10th, 2012

Aquí tenemos a Zape bailando en su cuarto.
y aquí tenemos mi zarrio’s room antes de arreglarla.
La pregunta es: ¿Qué tienen en común estas dos fotos?. ¿Nada? ¿Estáis seguros? Mirad bien…

Pues sí, aquí la teneis: la estantería que improvisó el guiri cuando llegamos a la casa para poner los detergentes y demás. Cuatro tablas atornilladas así a lo bruto, pero que un tiempo nos hicieron su servicio.
También tienen en común, que son las dos habitaciones de la casa que más nos hemos trabajado para sacarles buen rendimiento, y donde mejores ideas hemos podido llevar a cabo.
La primera es el cuarto de los nanos, donde practicamente todo lo hemos hecho nosotros, incluso tunear los muebles de Ikea, la segunda es la “terrazadelacocinacuartodelostrastoslavadero” etc, aka habitación de los zarrios.
Estoy preparando dos posts de esos de “antes y después” para que veáis el cambiazo que han pegado.
Todo con un presupuesto más bien tirando a bajito porque es un piso alquilado, pero con mucho curro e imaginación.
De momento tenía ganas de enseñaros la caja para los juguetes que se nos ocurrió hacer para aprovechar la madera tan maja que tenía la balda.
Cuando la descolgamos para reformar la terracita, pusimos junto todo lo que había que tirar a la basura, y entonces mis tormentillos, se fueron de cabeza a meterse dentro, de ahí salió la idea.
¿No estábamos buscando una caja grande para mantener los juguetes ordenados? ¡pues ya la tenemos!. Muchas veces antes de comprar nada hay que mirar qué tenemos por casa.
Lo primero fue ponerle una base y unas ruedas (arriba se aprecian un poquito, es que olvidé hacer fotos de ese paso). Los de control de calidad parecían satisfechos con el resultado.
Después, lijar bien, bien redondas las esquinas y los cantos para evitar sustos. No importa que quede un poco irregular porque queremos darle un toque rústico, viejo, como reciclado… ¡ah claro, es que es reciclado!.
Tapamos los agujeros de los tornillos con edepal (pasta de madera con cola), lo dejamos secar y lo lijamos bien de nuevo.
Buscamos unos motivos bonitos de decoupage para recortar (estos los tenía guardados sobrantes de una cajita que hice de regalo, “el que guarda halla”, que decía mi abuelo). Los compré en CHOPO (una tienda de manualidades de Madrid preciosa, en la plaza de Jacinto Benavente) por dos euros y algo. También puedes comprar papel de arroz e imprimir los motivos que te gusten.
Los recortamos y pegamos con pegamento especial para decoupage (aquí en Alemania se llama Dekopatch). Yo elegí las rinconeras de osos porque eran lo suficientemente grandes para que quedaran vistosos), pero el centro se me quedaba soso…
Entonces se me ocurrió poner la palabra Juguetes, pero no tenía ninguna plantilla de estarcir, ni la encontré en amazon, además la idea era no gastar ¿no?.
Pues no hay problema. Te la haces tú.
1. Te descargas el tipo de letra “STENCIL” de internet. Hay muchas páginas donde puedes descargarla gratis. Mis preferidas se llaman www.fontspace.com y www.letramania.com que tienen maravillas.
Probé con la palabra juguetes y con la palabra Spielzeuge en alemán, pero se me salían del folio, así que opté por la internacional TOYS en inglis pitinglis…
2. Lo imprimes en horizontal en un folio y pegas el folio en una base para cortar sin cargarte la mesa (es la mejor inversión que he hecho ultimamente, se llaman alfombrillas “autosanables” (palabro que acabo de traducir del alemán) y no queda rastro de los cortes por mucho que aprietes con el cutter).
3. Encima del folio pegas una lámina de acetato (transparencia). Es importante pegarlo bien para que no se nos mueva al cortar.
4. Con un escalpelo de manualidades cortas con mucho cuidadito y muy buen pulso el perfil de las letras teniendo cuidado de no pasarte con el corte por las partes de unión. ¡¡¡Ya tenemos nuestra plantilla!!! (en el post de la reforma de la terraza de la cocina veréis la cantidad de posibilidades que tiene esta técnica…)
5. Centramos bien la plantilla en la caja, y la pegamos muy bien. Con un pincel de estarcir (punta plana y gordita) y pintura acrílica mas bien resequita para que no se corra) a golpecitos vamos pintando las letras

Antes de que se seque del todo (para que no se “pele” la pintura) quitamos la plantilla con cuidado y ya tenemos la palabra.
Preparé otra plantilla con las iniciales de mis pequeñajos para los laterales. Una manita de barniz con un poquito de color…
Y ¡¡¡Voilá!!! una caja estupenda para mantener a raya el caos juguetero. Super fácil recoger la habitación y encima bonita y barata ¿se puede pedir más?
Se me ocurren millones de posibilidades para decorar, cajas de frutas, de cartón, mesillas viejas…
¡Espero que os guste la idea, y que si la hacéis me mandéis una fotillo!
Un besito
PILAR

3 comentarios:

dulce frivolidad dijo...

Pues te ha quedado un juguetero fantástico, ahora te toca enseñar a los trastillos a que echen ellos solos los juguetes!

La madrededós dijo...

En ello estoy jajaja, pero va para largooooo! un besito!

Ana dijo...

Te quedó precioso, con poca cosa y mucha imaginación se pueden hacer maravillas.
http://palomarincon.blogspot.com.es/