19/7/13

Recetas de la Patofiesta 3: LA PATOTARTA: PASO A PASO



¡Hola otra vez!
Como os conté estos días de atrás he estado pachucha y con el susto de que igual teníamos que salir pitando al hospital en cualquier momento, así que me daba miedo andar experimentando con los bizcochos.
Aquí en Alemania, y creo que ya también en España venden unos preparados del Dr. Oetker que son una maravilla, salen siempre y en este caso solo había que añadir huevos, mantequilla y hornear.
Dadas las circunstancias pensé que era mejor eso, que no ponerme histérica porbando recetas nuevas de bizcochos de chocolate. Uno también tiene que contar cuando hace trampas reposteras jajaja ;). Además la primera prueba de la tarta ya había acabado en tragedia...
La tarta que elegí se llama "Tarte au chocolat" y es de una serie que se llama tartas del mundo o algo así (el New York Style Cheesecake está de muerte también). Es una receta francesa que sabe muchísimo a chocolate, tiene trocitos de granos de cacao y queda muy compacta pero  muy jugosa.
La crema de relleno y cobertura la hice también del Dr. Oetker. Es una especie de "buttercream" pero que no lleva sólo mantequilla y azúcar como la que se hace en casa, y que sinceramente a mi me horroriza (la textura y la sensación de estar comiendo sólo grasa con azúcar) aunque para gustos colores. Esta mezcla es como un pudding de vainilla. Se le añade mantequilla y leche fría y queda como una crema suave, en la que la mantequilla es sólo aproximadamente un 30 por ciento de la mezcla. Sabe mucho a vainilla, endurece muy bien con lo cual mantiene muy bien la forma y fresquita está buenísima. Aquí os pongo las fotos por si las veis en el súper.

Compramos cuatro paquetes de mezcla de bizcocho y tres de crema de vainilla.
He horneado tres capas como de cinco cms. de grosor en un molde de 26 cms. de diámetro y dos más gorditas en uno de 15 cms. para la cabeza.

Hay un invento que os recomiendo vívamente si alguna vez lo veis en algún sitio no necesariamente de esta marca (no llevo comisión eh?), es el espray desmoldante aquí no lo encuentro nunca, pero en Holanda lo venden en todas partes y me traje tres de las vacaciones. Facilita un montón la tarea porque no necesitas ni papel, ni el rollo de la mantequilla con la harina ni nada de nada, un rociadito con el espray, lo dejas reposar treinta segundos y listo. Mano de santo.


 Una vez horneadas todas las capas, las he dejado "compactar" y mientras ha preparado la crema.
Cuando ya estaba el bizcocho bien frío, he redondeado con un cuchillito de sierra los cantos que iban a quedar en los bordes del cuerpo y la cabeza para asemejarlos más a un pato. No llega a ser una tarta esculpida porque no me atrevo a tanto, pero se da un aire.
Lo que sería la cola del pato, la he recortado un poco más con lo que el bizcocho grande ha quedado en forma de lágrima. No sé por qué no se aprecia bien en las fotos pero quedaba totalmente simétrica.
Con un pincel he quitado las miguitas, he rellenado de crema y mermelada de frambuesas y lo he cubierto un poquito también para tapar los defectillos.


 

Por arriba se aprecia mejor el corte de la colita


Como el bizcochito de arriba no pesaba mucho, no le he puesto una base extra sino que directamente lo he ensartado en el de abajo. Para ello he usado pajitas de refresco "rellenas" de palitos para cake pops.
Aqui véis el bizcochito de la cabeza pinchado en el del cuerpo todavía sin cubrir





 Después lo cubrí con más crema amarilla sin demasiado cuidado porque luego venían encima "las plumas".



Mientras preparaba más crema (me quedé corta, tenéis que calcular por lo menos dos kilitos) lo metí en la nevera porque hacía mucho calor.
Por cierto, el color que usé fue Sugarflair, una mezcla de Egg yellow con Primrose yellow, y al principio parecía muy paliducho, pero con el paso de las horas aquello fue subiendo de tono hasta llegar a un amarillo pollo nada discreto.
Para las plumas, la boquilla que usé fue la de estrella mediana de Staedter.
Empecé dividiendo la cabeza en secciones para no torcerme y luego rellenándolas como véis abajo. Para esta decoración me pareció imprescindible como siempre el plato giratorio.







 Aquí veis al pollo pelao pero con una buena melena en la cabeza...



El mismo procedimiento para el cuerpo por los laterales







La parte de arriba, lo que serían el lomito y las alas, las hice un poquito diferentes, en vez de las estrellas de crema perpendiculares, las dirigí un poquito hacia atrás como véis en las fotos de abajo, para diferenciar bien el efecto de las dos alitas, deje una parte lisa en el medio

Luego recrecí con una "montañita" de estrellas la colita del pato






Preparé una base de corcho forrada de fondant azul con la idea de que pareciese que el pato nadaba en él, pero ese pato engordó o yo no calculé o había sequía, pero el charco quedo casi más chico que el pato, así que no se vio, casi mejor, porque compré una pasta de fondant muy blanda, y la base me quedó super irregular. Por lo menos la cinta y el lazo de fondant blanco, remataban bien el conjunto por abajo


Con las prisas, se me olvidó hacer fotos del modelado del pico y los ojos, pero tampoco fue nada del otro mundo. Dos bolas de fondant blanco para los ojos. Estiré un poquito de fondant negro y recorté dos círculos con un cortapastas mini redondo.
El pico lo modelé a ojillo, y luego lo incrusté literalmente en la cabeza del pobre pato.
Luego retoqué las "cejas" del pato (¿Los patos tienen cejas?) con más crema amarilla (ahora si que era amarilla amarilla) y el resultado ya lo conocéis




Como os dije, no tiene mucha dificultad, y sobre todo entre los niños causa furor esta tarta.
Si haceis vosotros mismos el bizcocho, os recomiendo uno que sea muy compacto para que la cabecita aguante sin problemas.

Espero haberme explicado más o menos claramente, yo creo que es mi primer paso a paso de tartas que he podido hacer gracias a que mi madre estaba de fotógrafa, pero quería compartirlo con vosotros porque si bien he encontrado por la red muchas fotos de tartas como esta, no he encontrado ni un solo tutorial y me he tenido que imaginar un poco como iba. Ahora ya tenemos un tuto de Patotarta!

Contadme si os animáis a hacerla. Estaba riquíiisima y fue la atracción de la mesa.

Besos mil y hasta la próxima receta de gelatina azul!!!

PILAR























5 comentarios:

cristina alvarez dijo...

genial tu paso a paso te has explicado muy bien jajaja y muy buenos truquis ;)

Pilar Canamero Pizarro dijo...

Gracias Cristina!!! yo creo que los patos si tienen cejas, porque si no el pato DOnald como iba a poner cara de susto????
Un besote y gracias por leerme y comentar, me hace mucha ilu!!!
Pilar

cristina alvarez dijo...

es verdad !!! me olvide de donald !!! jajaja gracias a ti !!

Lola Ariza dijo...

Es como ver a un escultor en su taller esculpiendo su obra de arte!!Que maravilla!!
Ya te quedan pocos días para tener a tu niña en tus brazos, te deseo lo mejor.
Un abrazo

Pilar Canamero Pizarro dijo...

Gracias Lola!!! ya quisiera yo tener el talento de un escultor. Lo de la manga pastelera es muy facilito y los resultados son muy lucidos. Gracias por tu apoyo a mi bloguito!!! Un beso grande!