6/12/13

6 de diciembre: Un regalito de Sant Nikolaus






¡Hola a todos!

Como ya os conté en mi anterior entrada, la Navidad no es mi época favorita del año precisamente, una es, como dirían en mi pueblo "una arrecía" y lo de celebrar con estos fríos no me apetece ni un pelito.
Pero aún así, donde fueres haz lo que vieres, y ya que vivo en un país donde hay tradiciones tan bonitas para los niños (y los mayores), pues ahora que los tengo he decidido disfrutarlas.

En Alemania la celebración de la Navidad empieza el primer Domingo de Adviento (para los no iniciados el Adviento son las semanas anteriores a la Navidad y los domingos de Adviento son cuatro).

En todas las casas encontraréis una corona más o menos grande con cuatro velas encima de la mesa.
El primer domingo se enciende la primera y así cada semana una hasta llegar a Navidad.
Cada vez que la familia se sienta a la mesa para comer, tomar café o simplemente charlar se enciende la corona.



El calendario de Adviento es otra de las cosas que no puede faltar, los saquitos, cajitas o ventanitas que cada día te tienen reservada una chocolatina, un dulce o un regalito se pueden empezar a abrir desde el día 1 de diciembre.
No sólo llevan chocolate, por ejemplo un año nosotros nos hicimos un calendario de Adviento de infusiones, cada día nos tomábamos una diferente los dos juntos. Otro año como estábamos, para variar, a dieta, pues las sorpresas eran pequeños poemas de amor, o frases bonitas, o recuerdos de los dos. Como véis hay un millón de posibilidades.

Para los niños, la Navidad empieza de verdad el día 6 de diciembre cuando se levantan por la mañana.
Asi como en España dejamos los zapatos el cinco de enero, aquí los dejan el cinco de diciembre, y por la mañana se los encuentran llenos de dulces, de Santa Claus (O sea Sant Nikolaus) de chocolate, y de regalitos de mayor o menor envergadura.

Según mi guiri lo tradicional era recibir mandarinas y frutos secos. Algo así como cuando mi abuela contaba, que los reyes le traían una patatera (chorizo típico en mi pueblo) y un puñadito de "alvellanas serranas" (o sea cacahuetes), o mi abuelo contaba que le regalaban un duro de plata para enseñarlo a los amigos y luego por arte de magia desaparecía, qué tiempos...
Hoy en día los regalos son algo menos rústicos pero siguen siendo, al menos en nuestra casa, sencillitos, que luego es Navidad y no se trata de atiborrar a los enanos a regalos. Además nunca nunca falta un hombrecito de chocolate.

Esto os va a hacer gracia como me hizo a mi el primer año. Y es que los jefes, o en mi caso, el director del instituto, ponen encima de la mesa o del casillero de cada empleado/ profesor un muñequito de chocolate. Me pareció un detalle muy agradable, para que veáis que los alemanes no son tan fieros como los pintan, jajaja. Un pueblo que celebra todas las ocasiones con chocolate, no puede ser malo ;)
Este año el guiri me ha pedido que me encargue yo del regalito para poner en las mesas de los del grupo que él dirige, y les estoy preparando algo un poco diferente... ya os lo enseñaré

Pues al lío. Y antes de nada pediros disculpas por la calidad de las fotos, ya sabéis mi habilidad en el tema, sumada al hecho de que tanto el año pasado como éste terminé de preparar los detallitos a las tres de la mañana, así que nada de luz natural, pero espero que os guste el resultado.
Nosotros todos los años ponemos a los vecinos un detallito delante de la puerta para que tengan una sorpresa antes de irse a trabajar.
Nuestros vecinos, el primer año reaccionaron tarde porque no sabían que esa era nuestra costumbre, pero el resto de los años nos han dejado siempre una bolsita de galletas caseras o de chocolatinas también.

El año pasado no lo pude compartir con vosotros porque nos tocó celebrar Navidad en España y con los estreses del viaje se me pasó, pero este año os enseño lo del año pasado y lo de este.
A lo mejor os da una idea si queréis hacer un regalito a vuestros compañeros de trabajo, algo sencillito y económico pero resultón.

Lo que recibieron mis vecinos el año pasado fue esto

Una bolsita de papel de embalar personalizada con el nombre de cada niño
Y ¿Qué había dentro?
Pues ¡cómo no! una galleta decorada grande.
Ya sabéis que yo no soy super fan de Papa Noel, me gusta más su versión clásica vestidito de Obispo, así que busque por amazon hasta dar con un cortapastas del auténtico San Nicolás.

¿Os gustan los pelos? La idea de Marina Blaukitchen de usar un prensaajos (limpísimo por supuesto ;)) me parece genial, por eso la comparto aquí con su permiso. Gracias a Carmen y a Guadalupe por chivármela...

Mirad de cerca:

Metí cada galleta en una bolsa de celofán con un mensajito de Fran y Martin. Las decoré con las troqueladoras y un poquito de celo navideño...


Aquí veis el mensajito más cerca:



No podía faltar un poquito de chocolate, y no quería echarlo así tal cual en la bolsa, así que se me ocurrió coger una cápsula de cupcake de las rígidas, y ponerle dentro el papá Noel, el reno y un par de bombones...


Y adornarlo un poquito


Y esto fue lo que recibió cada vecino en conjunto


Este año, a las alturas que estamos y todavía no me ha dado tiempo a hacer ni una mísera galletita. Así que me tuve que conformar con chocolate comprado para los niños y a mi vecina de arriba le hice un broche de fieltro sencillo pero muy llamativo y fácil de hacer.

Para que quedase más resultón, corté una cajita con la Silhouette y le puse un par de etiquetillas, lazos y demás.




A los niños para que no todo fuera chocolate, les hice un reno-punto de lectura personalizado metido en una carterita.
Como véis los regalitos son muy sencillos, pero es que aquí la gente no se regala grandes cosas, con los vecinos y los compañeros se tiene un detallito de ese estilo, no más. Eso es muy alemán. No les gusta hacer regalos muy valiosos para no comprometer a nadie, cosa que se agradece, la verdad.




¿Os gusta cómo han quedado? La nariz de los renos es una solapa que se engancha en la página del libro.
Si queréis un montón de Ideas Navideñas, os recomiendo una página donde podéis encontrar de manualidades sobre todo para hacer con niños, además de canciones, dibujos para colorear etc etc. se llama Navidadmanía y podéis visitarla aquí. Os sacará de algún apuro para entretener a los enanos...
En cuanto a las flores de fieltro, estoy haciendo una recopilación de todos los tipos de flores que he aprendido a hacer para los broches, y si os interesa pongo una a una todas explicaditas, así podéis sorprender a vuestras amigas con un detallito de Navidad. Os aseguro que se tarda tan poquito y son tan bonitos los resultados que todavía estáis a tiempo de poneros manos a la obra.
¿Os apetece hacer flores de fieltro?, pues estad atentas esta semana...
Besitos mil, y ya sabéis, si os ha gustado comentad, compartid, hacedlo vosotras mismas y contádmelo!

Pilar

P.D. Estoy compartiendo esta entrada en la fiesta de enlaces del Blog de Blanca Balzola, "Personalización de Blogs". No dejéis de visitarlo.










6 comentarios:

Marina - BlauKitchen dijo...

Precioso tu San Nicolás. Gracias por la mención Pilar, mis amigas Carmen y Guadalupe son dos soles!
Cuantas cositas has hecho, todas monísimas :)
Besos!

Pilar Canamero Pizarro dijo...

Gracias por comentar Marina! Un honor. Me alegro de que te guste y espero que no te importe que haya contado el secreto! Jajaja.Un besito grande desde Alemania!!!

Luz dijo...

Que pasada!!! Los detallitos aunque pequeños, son "detallazos" por el tiempo dedicado.
Muy bonitos, sí señora.
Un abrazo

olga López dijo...

Ayy que te han quedado monísimos por favor!!
Bueno, las cajitas preciosas eh? Menudo detallazo

María García dijo...

Me encantan todos los detallinos!Y ya se que poco tiempo hay ya, pero me encantaria que nos enseñaras a hacer esas flores tan bonitas!!mis amigas se quedarian encantadas

Anónimo dijo...

Muy chulo....de dónde sacas tu tiempo pa to!!!!!