14/11/14

El Bautizo de Clara 1: Las invitaciones


¡Hola queridos y queridas!

Después de la larga larguísima pausa, hoy os traigo por fin el Bautizo de mi pequeñaja.
Sí, lo sé, ahora toca Navidad, ¿a quién le apetecen fotos de una fiesta primaveral cuando toda la blogosfera está llena de muñequitos de nieve, arbolitos de Navidad y demás?
Pues a mi, que como siempre, voy con retraso y calculo que empezaré con las tarjetas de felicitación a eso del día 20, soy un desastre, pero es que no me da la vida para más, que le vamos a hacer.


Pero de todas formas os lo voy a contar, que me hace mucha ilusión enseñaros los detallitos que preparamos para la fiesta.

Que queríamos celebrarlo en casa de mis padres estaba claro, así que cuando empecé a pensar en la fiesta posterior (y a pesar de la ilusión que me habría hecho algo muy ñoñete, con sus cupcakes, sus macaroons y todas sus cursiladas rosas), quedó descartado algo así de romanticón, porque simplemente no pegaba con el sitio.
Como ya os he contado alguna vez, la casa de mis padres está en Talaván, en Cáceres, y el patio es el típico patio del sur, con azulejos portugueses pintados a mano, su Virgen del Río con su tejadillo y su fuente de cerámica de Talavera, sus faroles y su limonero.
Así que hacer ahí una fiesta maleni, hubiera sido como tomar unas tapillas con rebujito en Buckingham con sus banderitas de España y sus guirnaldas de toritos, un pegote.

Así que teníamos que hacer algo más a la española. Más concretamente a la extremeña. Y para eso, había que empezar por el modelito de la protagonista. En honor a mi abuela la vestimos de refajo, el traje típico del pueblo para las fiestas, procesiones y demás. Anda que no me habré puesto yo veces el de mi abuela que es antiquísimo.







La idea era vestirme yo también, pero cuando me quise meter en ese jubón... aquello después de tres niños en dos años no me tapaba ni medio cuerpo, así que para evitar el escándalo en la parroquia me vestí de civil.
Eso sí, de verde a juego con mi niña. Pero de los nervios se me olvidó hasta pintarme un poquillo el ojo. Vamos, que natural como la vida misma me vais a ver en las fotos.

Una vez solucionado el tema del "traje de cristianar" como dicen las abuelas, había que pensar en la comida: eso estaba claro. Pues anda que no se comen cosas ricas en nuestra tierra, y ese jamón y ese lomo, y ... bueno, que no quiero adelantar cosas.

Y ya pensada la comindanga, pues faltaba la decoración.

Quería algo que pegara con el sitio y la comida, pero que a la vez fuera apropiado para un bautizo, y que no cayera en los topicazos de celebración estilo "rústico", que tuviera su puntillo rústico-actual-diferente-estilosillo. Me explico como un libro cerrado, ya lo sé.

Después de varias ideas, el limonero fue la clave.
Es el árbol del patio y tiene su historia que ya os contaré cuando haga el prometido tour por la casa de mis padres (quería enseñárosla este verano, pero es que como siempre estaban en obras, algún día la terminarán y os la enseñaré, que eso parece la obra de El Escorial)
Ese iba a ser el "Leitmotiv" de la decoración de la fiesta.

El problema iba a ser transportarlo todo a España, con lo que tuve que empezar con mucha antelación, y aún así hubo cosas que planifiqué y no tuve tiempo de preparar después.

De momento os voy a enseñar las invitaciones y en entradas sucesivas, el resto de detallitos hasta la celebración final (más que nada para no hacer otra vez un post eterno)

Esto fue lo que recibió cada invitado


Diseñé la invitación combinando varios archivos de corte de la silhouette: Un sobre básico y una corona de Navidad, a la que en vez de cortar las bolitas de acebo que le correspondían, le pegué unos limoncitos. La cartulina base es de la misma colección que usé en tiempos para el bautizo de los niños pero en vez de en celeste en amarillo. Un lacito de cuerda le daba el toquecillo rústico pero sin pasarse.

Y os preguntaréis ¿Por qué adivina adivinanza?

Porque lo que iba dentro era...


¡Un adivinador!




Sí hombre, ese juego que hacíamos con papel en el colegio y al que le preguntábamos cuantos novios íbamos a tener, con cuantos años nos íbamos a casar y demás cosas intrascendentes.

Lo diseñé en Power point, y no veáis para hacer coincidir las dobleces con las palabras todo por la cuenta de la vieja...
Pero al fin conseguí que casara todo bien, y lo imprimí y doblé para meterlo en el sobre.
En él puse la preguntas más importantes sobre la celebración, y dentro las respuestas.
Como no encontraba ninguno que me gustase, y a pesar de mi breve talento como ilustradora, los dibujitos los hice yo. Los coloreé con rotuladores, los escaneé y los retoque con el Gimp. Me gusta como quedaron.

En el sobre dibujé también un angelito y escribí un texto que me gusta mucho sobre los hijos atribuído a José Saramago.


Tengo que reconocer que la idea de hacer un adivinador para la invitación no es del todo mía. 
Sabía que quería un artefacto de estos, y al buscar como se llamaba en google, me salió que alguien ya había tenido esa idea antes. Y además ese alguien eran Project Party Studio, así que los nombro aquí para no echarme yo las flores y para que veáis las cosas tan preciosísimas que hacen aunque casi seguro que todo los conocéis ya.
Pues eso que vaya por delante que lo mío es una imitación involuntaria, aunque oye, cada uno en su estilo, eso sí. Y el mío es de andar por casa, jajaja.

Espero que os hayan gustado las invitaciones tan atípicas. ¡¡¡Para que veáis que en los bautizos de niñas también puede haber vida más allá del rosa pastel!!!

En un par de días me tenéis por aquí para ir compartiendo más detallitos. 
A ver si me organizo ahora que por fin los enanos van al kinder hasta las dos, y puedo empezar a publicar más regularmente tanto aquí como en "Se acabó eldesorden" que os tengo muy abandonaditos, ¡con lo majos que sóis...
Besos mil y ¡hasta prontito!



6 comentarios:

Damaris Lopez dijo...

Que divino te quedaron las invitaciones y se ven guapisimas.

Manuela La Cal Ruiz dijo...

Me encantan las invitaciones!! Que bonitas y super originales. Chica, cuanto talento ... siempre me dejas "pasmaaaa".
Que guapa está Clarita con su traje típico.
Sigue, sigue, contando ....

Esther dijo...

Hola. Realmente preciosas. Mi sobrina comulga este año y le quiero hacer las invitaciones y habia pensado hacerlas con el adivinador de ideas o comecocos. La plantilla la has hecho tu o la has imprimido de alguna pagina? Es que no encuentro instrucciones para realizarla .Espero q si soy capaz de hacerlas me queden tan bonitas como las de tu niña

Pilar Canamero Pizarro dijo...

Hola ESTHER!!!! andas por ahí??? TU comentario no sé por qué, me aparece en mi escritorio de blogger pero no sale en el blog, cosa rara. Pero que sepas que lo he leído y te lo agradezco mucho. La plantilla la hice yo con power point por la cuenta de la vieja, hasta midiendo con una regla por la pantalla. Jajaja primero me hice uno a mano y luego lo deshice con todo escrito para ver como quedaba la disposición de la página. Si quieres, mándame otro mensaje con tus dirección y te mando el archivo con el mío para que lo uses de guia poniendo tu propio texto. Si sabes usar Power Point está chupado. Gracias otra vez y un besito!!!

Esther Alon Tor dijo...

Hola Pilar. Pues muchas gracias. Pues asi lo estoy intentando yo pero con word, y realmente me estoy volviendo tarumba.Uso Power Point, para presentaciones, pero no se me habria ocurrido usarlo para esto. Tendre que investigar la cosa. Te lo agradeceria de corazon si me mandas la plantilla. Mi correo es: estaltor@usal.es. lo dicho, muchisimas gracias.

BEMARCA dijo...

¡Me encanta tu invitación!
Estaba viendo esta idea de comecocos para hacerle a la niña su invitación de comunión y he visto la tuya y es perfecta,si me mandas la plantilla te lo agradecería de corazón pues estoy desbordada con los preparativos y me ahorraría un tiempo vital,ya sabes como vamos las madres.Muchas gracias.
P.D. mi correo es bemar67@gmail.com