11/10/13

De tristón a molón: mi WC "makeover"




¡Hola de nuevo!
¿Se os ocurre algo menos inspirador que el retrete de un piso antiguo de alquiler?
A mi tampoco.
Y si encima añado ...en Alemania.

Menos todavía.

Aquí no saben que el color ha llegado a los azulejos y tooooodas las casas tienen el mismo aburrido gris o parduzco, en el mejor de los casos blanco. Y si algún osado se atreve con el color...mejor vamos a dejarlo, que he visto cada cisne por ahí...

Pues como ya sabéis nuestro piso es de alquiler, y lo seguirá siendo hasta que el guiri decida de una santa vez donde quiere asentar sus posaderas laboralmente hablando.
Es el problema de trabajar en una multinacional, que uno nunca sabe donde quedarse, y si es un culillo de mal asiento como nosotros, pues se puede pasar la vida de oca en oca y tiro porque me toca.

De todas formas mi mejor amiga, que también vivió muchos años de alquiler, me dio un consejo que a ella le había dado su suegra (también viajera):
"Estés el tiempo que estés en una casa, hazla tuya, cuelga tus cuadros y tus cortinas, pon tus adornos y tu toque personal para hacerlo tu hogar, si no, siempre tendrás sensación de estar de paso".

Pues como yo quiero mucho a mi amiga, y me fío de sus consejos, siempre que me he cambiado de casa con el guiri (y ya van cinco), he puesto los pisos lo más personales que he podido, teniendo en cuenta que no puedes cambiar nada estructural, que los sanitarios son los que son, y que el suelo y las paredes que te toquen son una lotería.
Por suerte ninguno de nuestros pisos tenía un baño demasiado horroroso como para desear hacer tus cosas a toda prisa para salir de allí.

No sé si sabéis, que en Alemania, lo normal es que el WC esté separado del resto del baño, a mi al principio me hizo gracia y me pareció una tontería, pero teniendo en cuenta que aquí, por muy grande que sea el piso, no es muy normal hacer dos baños como en España, ahora me parece una buena idea, por aquello de mis duchas interminables..., así nadie me mete prisa.

Pues voy al grano.
Cuando llegamos a esta casa, nos encontramos que los baños no estaban mal, pero eran bastante sosos, además, no nos dejaron quitar ni el espejo ni los toalleros ni el portarrollos. Tampoco podíamos pintar la pared que era blanca y lo peor , de gotelé, algo que odio desde siempre, no sé por qué.
El aseo lo dejé tal cual mucho tiempo, pero ya sabéis que me encanta el color, y un día me dió una ventolera colorista y me metí con él.
Todo partió de este mueble, que había tuneado para salvarlo del cubo de la basura cuando estábamos todavía en el anterior piso en Leonberg.
Era un mueblecito que nos costó como 30 Euros, y que compramos para tener algo de espacio de almacenamiento en el baño del primer estudio donde vivimos en Stuttgart. Los cajones eran de cartón cubiertos de tela, y con el tiempo, la humedad y la luz del sol, se habían quedado hechos una pena.
Por desgracia no hice fotos del antes ni del proceso pero imagináos los cajones todos desteñidos y blandengues.
Aquí el mueble en nuestro primer mini estudio. Como véis mi gusto por el colorín viene de lejos y nuestro primer nidito de amor era un zulo que tuvimos que adecentar a base de cuatro perras y mogollón de pintura. Qué pena no haber hecho fotos del antes de este baño, porque parecía el de un Búnker de la Segunda Guerra Mundial.

Aquí en nuestra anterior casa, donde ya empezaba a perder color, y aunque no se aprecia, estaba lleno de manchas

Así que el guiri le hizo unos cajones nuevos de aglomerado de madera, y con unos papeles especiales para decoupage, y unos tiradores en forma de piedra que encontré en ZARA HOME, conseguimos lavarle un poquito la cara, hasta llegar a esto


Era lo único un poco mono que había en el aseo, y me había sobrado papel, tenía unos marcos de Ikea, y ganas de animar un poco el cuchitril.

No se me ocurría qué motivos poner dentro de los marcos, así que no puse ninguno.
Puse en cada uno lo que había en el marco con tipografías diferentes. 
Me explico:


Y los coloqué en el mismo orden que los cajones, rosa, verde, naranja y azul.




Me acordé de que de la fiesta del treinta cumpleaños del guiri, todavía tenía en el trastero unos maceteros alargados de metal de colores que había usado como centros en las mesas que puse. Rebusqué, y el que mejor combinaba era el verde. Ya tenía toallero.


Me seguía pareciendo sosito, quería que se viera algo chulo y alegre nada más entrar por la puerta, y tanto el mueble como los cuadros quedaban a los lados del "pasillo" 

Tenía unas fotos muy bonitas que le hizo mi primo Jose Pizarro a Zipi y Zape, y una de ellas la adapté al colorín y la llevé a revelar...


Encontré una caja de pañuelos de papel en el súper que me pareció preciosa, no sabía si ponerla por el derecho...

O por el reves...

¡¡¡Me encanta!!! no quiero que se gasten los pañuelos!!!
Unas flores de Ikea en los floreros que compré para la fiesta de Doctorado del guiri remataron la balda encima del WC, que quedó así


Y el conjunto, no es ninguna maravilla, es muy de andar por casa, y no es un baño de esos de las revistas, pero para ser un retrete de un piso de alquiler, y encima en Alemania, es bastante alegre ¿no créeis?


Ya parece que va uno a hacer sus cosas con más energía y optimismo jajajaja

Y para que nadie se confunda de puerta (mi pasillo tiene seis) un cartelito que fue el primer trabajillo que corté con mi Silhouette


Ahora un antes y después de esos que me gustan a mí


Espero que os haya gustado mi retrete, no es nada glamouroso hacer una entrada de estas, per es que me encanta como ha quedado. Espero que os guste también
¡Besitos mil!

PILAR

13 comentarios:

Gracia Alfonso dijo...

Genial la verdad esque parece otro eres un artista un besito desde España

Un Caprichito Dulce dijo...

Pues te ha quedado precioso! Mucho mas alegre y personal. Porque mira que era soso... ha ganado muchisimo felicidades!! Si es que vales para todo hija!!!

Lola Ariza dijo...

No parece el mismo!! Que colorido y alegría le has dado!! Una artista-decoradora genial.Besos

Pilar Canamero Pizarro dijo...

Gracias Lola, hay que animar un poco hasta el sitio menos lucido de la casa. Un besito!

Pilar Canamero Pizarro dijo...

Soso, sosísimo hija, aquí es siempre así, no cuidan nada esos detalles. Y eso para una maleniiiii jajaja!!!
Un besito!

Pilar Canamero Pizarro dijo...

Gracias Gracia!!! no es ninguna maravilla, pero un puntillo de color no le ha ido mal. Un besito desde Alemania!!!

sonia dijo...

pues con dos cositas ha quedado monisimo, si parece otro....

Pilar Canamero Pizarro dijo...

Gracias Sonia!!! me alegro de que te guste, no es gran cosa, pero en las casas alquiladas, ya se sabe, no puedes hacer mucho.
Un besote desde Stuttgart y gracias por dejar tu comentario!!! (y por leerme) ;)

El Mundo de Pandora dijo...

Le has cambiado bastante,no has pensado ke no te dejan pintar; pero puedes buscarles algunos vinilos chulos para los azulejos y luego se quitan con un cuter sin problema.Y al espejo hay decoraciones ke parecen de gelatina con distinto motivos y se pueden lavar para kitarles el polvo,yo las tengo puestas(ya que tambien vivo de alkiler) y alegran bastantes esos espejos sosos y aburridos ke ponen los caseros.

El Mundo de Pandora.

Pandora dijo...

https://www.facebook.com/pages/El-Mundo-De-Pandora/127919247364485?fref=ts

olga López dijo...

Genial tu buen humor y tu optimismo. LO has dejado muy chulo y va con tu personalidad!!!

PD: Me encanta lo del "guiri"

Pilar Canamero Pizarro dijo...

Jajaja gracias Olga, me encanta el colorín, que le vamos a hacer!!! Un besote y gracias por comentar!!!

Pilar Canamero Pizarro dijo...

Es verdad, no lo había pensado!!! gracias por la idea, ya me tienes a mi buscando gelatinas de colores jajajaja Un besote!!!